Pyrénées Stories

Para Meritxell, la torta de los siete brazos

Coca de brioche con melocotón natural y jalea de flor de saúco

La panadería de Pyrénées, Espicula, quiere estar a tu lado para todos los eventos. Para celebrar el día de Meritxell, encontrarás el pastel de siete brazos. Los panaderos de Espícula se han inspirado en la cruz de siete brazos y han creado el pastel para celebrar este día.

¿De qué está hecha ? 

Es un pastel de brioche redondo con unas muescas en el perímetro que imitan los 7 brazos. Ponen un melocotón natural en la parte superior, ya que es el fruto de la temporada a finales de agosto y principios de septiembre. Y también la gelatina de saúco hecha en Sant Julià de Lòria por Casa Gendret.

 

 

En Casa Gendret hacen mermeladas y jaleas de manera tradicional con materias primas seleccionadas de su propia cosecha. Los productos se elaboran a partir de frutas enteras, con la mínima cantidad de azúcar y sin la adición de colorantes o conservantes.

 

¿CÓMO HACER EL PEDIDO ? 

Si no quieres perderte el pastel de Espícula, haz tu pedido en Espícula, la panadería de Pyrénées o llamando al +376 880 186. Los pedidos pueden hacerse hasta el 4 de septiembre.

 

Y ya que estamos ... ¿Quieres conocer la leyenda de la Cruz de los siete brazoa ? 

En el camino de Canillo a Meritxell encontramos la Cruz de los Siete Brazos y es objeto de una trágica leyenda.

En el pueblo de Prats vivía un niño un poco asustado que temblaba al pensar que el diablo podría venir a buscarlo algún día. Los jóvenes del pueblo tuvieron la mala idea de mandarlo a Canillo a buscar vino a cambio de una invitación a una merienda. Como se resistió y para que no tuviera miedo, le dieron una escopeta y lo mandaron a Canillo.

En el pueblo de Prats vivía un chico un poco miedoso que temblaba sólo de pensar que el diablo podía ir a encontrarlo algún día. Los jóvenes del pueblo tuvieron la mala idea de enviarlo a Canillo a buscar vino a cambio de invitarle a merendar. Como se resistía y para que no tuviera miedo, le dieron una escopeta y lo enviaron hacia Canillo.

Cuando llegó a Canillo ya empezaba a oscurecer. Fue a recoger el vino y, como había mucha gente, dejó la escopeta. Cuando el hostelero fue despachado todos los clientes, hicieron un vistazo al arma al ver que estaba mal cargada. Creyendo que era debido a un olvido, cargó bien, no vaya a ser, pensó, que el dueño de la escopeta tuviera que defenderse de un animal y el arma no le respondiera.

El chico, recogió la escopeta, y cogió el camino de vuelta a Prats. Mientras tanto, sus amigos le tenían preparada una sorpresa ... De repente, apareció una forma blanca que gesticulaba en medio del camino. El muchacho no se lo pensó dos veces: disparó y echó a correr hacia su casa gritando que había muerto el diablo. El resto de chicos se burlaron y emplazaron a volver al lugar a ver el diablo muerte. Cuando llegaron, se encontraron con que su amigo había desaparecido y que el diablo se lo había llevado.

La cruz tenía siete brazos, como siete eran los jóvenes que quisieron burlarse de su amigo. Uno de ellos desapareció, y, extraña coincidencia, la cruz también perdió un brazo.